Emociones en fotografía (I)


Sin duda lo que mas me llena y atrae en el arte es la capacidad de expresar y contagiar emociones. Las emociones en fotografía solo son tratadas cuando aparecen personas o animales sin embargo las podemos trasladar también al paisaje.

Desde hace unos meses que le dedico mas tiempo a la fotografía, intento conocer los cauces para llegar a la persona que echa un ojo a una de mis fotos: composición, narrar historias, contar vivencias…etc, y en estos próximos post me gustaría ir escribiendo algunas de las cosas que pasan por mi cabeza, y aquellas formas de expresión que me han emocionado y el porqué.

Cuando uno entra a visitar un blog de un fotógrafo nocturno se encuentra normalmente con técnicas, con números, f e isos, linternas e hiperfocales, incluso con “maestros del aire”, que intentan vendernos hielo en el polo norte. Para mi la fotografía es algo mas, es una forma de expresarme con la que pretendo que durante un instante el que se sienta a ver esos pixeles detenidamente, le provoque algo.

Hace unas semanas tenía unas fotos expuestas en una lugar de ocio, recibo una llamada de una persona que se interesa sobre ellas y me comenta que quiera que las muestre en su negocio. Me hizo ilusión, evidentemente, sin embargo lo que me emocionó fue lo que me contó a continuación: “estaba sentado, comiendo un plato de arroz insulso, de frente a ese faro, y por un momento me hizo transportarme hasta alli, notar el viento húmedo sobre mi cara: paz y plenitud, y quiero que mis clientes sientan lo mismo”

Evidentemente la foto no es para tanto, sin embargo esas palabras me hicieron sentirme FELIZ con mayúsculas. En este primer post, no publicaré ninguna foto mía entre otras razones porque sería comparar a Dios con un gitano, solo una recomendación, los pocos que me leeis intentad hacer lo siguiente, escoger un rato donde esteis solos y tranquilos, sentaros y poneros los cascos y escuchad a Ludovico Einaudi, en la BSO de intocables, e intentad transportaros a ese lugar donde soñáis.

 


Deja un comentario