Fotografía en Campiecho, Asturias


Fotografía en Campiecho. Que poca motivación me hace falta para hacer la maleta y salir de viaje. Siempre me ha pasado así, me encanta conocer lugares nuevos o redescubrir los ya visitados, con compañía o solo, para fotografiarlos o para guardarlos en la memoria que es el mejor sensor de todos. Esta vez fue Ivan y su familia los que nos motivaron a coger el coche y salir para el Norte de forma imprevista en mitad del verano, alquilar un bungalow en Asturias y carretera y manta toda la familia.

La idea era pasar unos días todos juntos, y los nightcolours, aprovechar las noches para salir de caza…pero nuestra caza nocturna es muy diferente a las habituales cazas humanas por la noche. Nos haríamos mas de 1000km en 3 días para salir por Lagos de Covadonga, Playa de Catedrales, Portizuelo y Campiecho, y mereció la pena. Además una de las noches pudimos disfrutar de la compañía de Ovi y Vero, de iluminandos, que mas se puede pedir?

Así que llegamos hasta este conocido icono de la costa asturiana a llevarnos nuestra foto, lo primero a tener en cuenta es que hay que conocer perfectamente el estado de las mareas, en nuestro caso fuimos el día en que la marea baja coincidía prácticamente con el ocaso, de esta forma nos daría tiempo a realizar tomas del atardecer y alguna nocturna sin problema, y por que hay que saberlo? se atraviesan varias playas de piedras que cuando sube la marea podrían dejarte encerrado y pegando como pega el mar en el Norte, se me antoja bastante peligroso.

Cuando llegas al lugar y te introduces en la famosa cueva, a mi al menos, me dio un escalofrío, es una cavidad que da directamente al mar, con dos salidas, una al este y otra al oeste, y con ello puedes jugar en tus encuadres, sin embargo me llamó mas la atención irme al fondo de la misma y darle profundidad a mi foto final, porque aunque en vertical suelen funcionar peor las fotos, este formato unido a la longitud de la cueva, le daría una sensación de lugar que me gusta mucho, como que estás dentro. Para ello había que remangarse bien los pantalones y cruzar un gran charco (el agua que se ve delante) y situarse en una pequeña playa. Esperé a que Iván terminara su foto al fondo y disparé varias fotos con diferentes exposiciones, justo en el momento de la puesta del sol, intentando aprovechar esa luz dorada mágica reflejada en el agua y que aparece en las paredes. después en casa me esperaba un trabajo arduo para hacer el blending, ya que el rango dinámico entre el cielo y el fondo de la cueva era tremendo.

Aqui (43.558120, -6.393057) podeis ver el lugar donde dejar el coche, y si caminas por la playa hacia el oeste encontrareis sin problema la cueva y el monolito.

plano de acceso a campiecho

Que decir del procesado? la verdad es que no soy de realizar blendings, prefiero iluminar por la noche y usar filtros por el día, pero en este caso, si quería una foto con gran rango y limpia, me pareció la mejor solución. Para trabajar blendings, suelo usar máscaras de capas e ir usando dos tomas con luz parecida, destapando una de ellas con un pincel con una opacidad bajita, entre un 15 y un 20%, para por un lado levantar las sombras, o también se puede para eliminar las zonas quemadas. Me estoy leyendo y creo que lo mejor es que un día os lo explique con capturas de pantalla o alguna video, os interesa?

Aqui os dejo el resultado

cueva de campiecho al atardecer


Deja un comentario