Fotografía nocturna en bodas


A finales del año pasado, viendo los resultados que obteníamos en nightcolours con la iluminación selectiva, se nos ocurrió aplicar la fotografía nocturna en bodas. El caso es que poco a poco fue tomando cuerpo la idea, teníamos el traje de novia de mi mujer, pero nos faltaba la modelo, queríamos una chica joven, guapa y que supiera posar, y muy pronto se nos vino a la cabeza Sonia, una compi fotógrafa que había estado en uno de nuestros cursos, asi que se lo propusimos y aceptó encantada, pero lo dificil fue buscar un fin de semana en que pudiéramos todos, ya que tambien queríamos que nuestras gatunas: Isa, Carmen, y Sonia, se nos unieran y nos ayudaran posando para nosotros, posteriormente se unió Támara al lio.

Pasaba la primavera, y surgió una oportunidad, Kike tenía una localización acojonante, nada menos que un edificio de oficinas en el centro de Madrid entero para nosotros, pero lo usaríamos para otra serie de fotografías que pronto veréis, de Iván y sus zombies, sin embargo quería probar en la azotea del mismo como quedaría la iluminación en cálido en un vestido de novia casi blanco (una chica diria blanco roto ;)). Sin embargo los encuadres que había eran pésimos para hacer algo, y la contaminación lumínica muy elevada, asi que de nuevo el traje de novia para casa.Siguiente parada: Rascafría. A mediados de Julio, Iván me propone ir por enésima vez a Rascafría (entre preparación de cursos, cursos y salidas nuestras llevaremos como 7-8 veces) para realizar una serie de fotos que tenía pensadas, y me dice que va su sobrina. Asi que me vuelvo a llevar el traje para realizar alguna prueba. El caso es que eran ya mas de las 3 y media y teníamos solo media hora, ya que al ir con mas gente, estábamos empezando a abusar de ellos y de su tiempo. Un par de pruebas de luz, y la cosa pintaba bien, asi que adelante con el proyecto, a buscar localización y fecha.

La localización: quizás ha sido el punto flaco de este proyecto, buscaba una iglesia abandonada para poner en contexto a la novia, pero también un cielo limpio y lleno de estrellas, y algún otro encuadre para las fotos con las damas de honor, que no estuviera muy lejos de Madrid. Y tras buscar no encontramos nada mas que Caudilla: ruinas al fondo, mas una iglesia. Total que quedamos a principios de agosto los 7 para la sesión bodorrio, no sin antes estar la semana anterior chateando sobre colores, vestidos y encuadres con nuestras gatunas. Fue llegar y las chicas ya estaban preparándose, poniéndose super guapas, cenamos, por cierto que decir de esas cookies de mojito, Támara buffff.

Antes de nada, al no conocer el sitio y aún con luz, me di una vuelta para buscar los encuadres y saltaron las alarmas, “Iván, en esta iglesia no podemos hacer nada, hay cardos de metro y media por un lado y por el otro está arado, no me pega nada”. ¿y donde coño las hacemos?, y vimos unos fardos de trigo(¿?) ahi puestecitos con el castillo al fondo…..no perdamos tiempo, es lo que hay.

La sesión tuvo sus imprevistos, sus dificultades, y la pena de no haber podido hacer una foto de las 5 chicas juntas. Incluso tuvo la visita de un OVNI, como lo ois, hubo un momento de tensión femenino de una luz que permanecía inmóvil en el cielo.

Estas fotos os las queremos dedicar a vosotras, chicas, gracias por habernos ayudado en este proyecto, por vuestra ilusión y alegría, es un placer compartir noche con vosotras (esto ha sonado mal no?)


Comentarios (3)

  1. kittyscuquis

    Muchísimas gracias a vosotros por la dedicatoria (un detalle) pero, sobre todo, por dejarnos participar… fue una noche muy divertida, con muchas risas e instructiva…así que cuando queráis, ¡¡yo me vuelvo a apuntar!! Y prometo llevar más dulces (con o sin mojito)…
    Gracias también por la mención… 😉

    Tamara

    Responder