Resumen del taller de escenas eroticas y shibari


Pero aquel día que decidí cambiar mi vida (en breve hará dos años) y dedicarme a tiempo completo a mi pasión, ha modificado parte de mi forma de ser, ahora me muevo muchas veces a impulsos, y si tengo que fotografiar y mas importante aun, conocer y sentir, un lugar determinado, me lanzo haya los kilómetros que haya, y sin apenas tiempo de respuesta. Ingenierito donde te has quedado.

Hace ya casi dos años organicé un taller de escenas eróticas y shibari del que tengo un muy buen recuerdo, pese al poco éxito que tuvo de afluencia, no así de resultados y de los comentarios que tuve tanto de alumnos como de los profesionales que allí estuvieron.

Un taller de este tipo requiere de una gran planificación, primero para escoger un lugar adecuado, en este caso una antigua fábrica al sur de Madrid, a la que no se suele tener acceso, otra encontrar modelos de esta temática, y no hablo de fotografía erótica, si no mas bien de Shibari, arte japonés de atadura erótica, y por supuesto de un “atador” . Para la ocasión, encontré a Maya Homerton y a Varinia, dos modelos de contrastada experiencia nacional e incluso internacional, y a Antonio Shibarita. Con ellos todo fue muy fácil, ademas de divertido y sobretodo una experiencia para todos los presentes, y me explico.

escena erotica de shibari

Quizás lo primero que le viene a la cabeza a uno es pensar en como a alguien le puede gustar el bondage o el shibari, luego como te puede gustar ver como “atan” a una persona, y por supuesto la componente sexual de esta técnica. Pues después de hablar con los alumnos que era la primera vez que vean algo parecido, mi conclusión es que hay que quitarse lo prejuicios de la cabeza, y verlo una vez, y luego ya decidir si te resulta atractivo o no. A todos los que estuvieron alli, les sorprendió, es mas se quedaron flipados, aun me acuerdo su cara mientras Antonio ataba a las modelos.

Y es que hay que ponerse en contexto, estábamos en una nave abandonada, Antonio puso una música para la ocasión, mientras ataba, yo diría bailaba, con cada una de las modelos, al ritmo de la música, pasaba el cáñamo por su cuerpo como si de una coreografía se tratara, pero de forma muy intima, se notaba la química entre ellos, y es que en esta técnica, ambos deben tener un cierto feeling, pero sobretodo confianza del uno hacia el otro.

En un momento del taller le pregunté a Maya que se siente al estar siendo atada, ya que la vi disfrutar, y me comentó que ella puede llegar a tener orgasmos, pero sobretodo la lleva a un estado diferente, donde se siente mas libre. Quizás llegado a este punto estéis pensando que estoy fatal, o que todo esto es una guarreria, de verdad que os invita a que estéis en una sesión profesional de Shibari y veréis que es mucho mas que una persona atando a otra a modo de dos pervertidos…para nada, por mucho que os cuente, o que os cuenten los que allí estuvieron, no sería creíble que no es una cuestión de ver un espectáculo sexual, si no que se mezclan otras componentes.

escena de shibari

Y a nivel estético, aqui os dejo los resultados de algunas de las fotos que se realizaron, y juzgar por vosotros mismos

taller de escenas eroticas y shibari

Fotografias realizadas durante el taller, iluminadas casi todas por los alumnos, yo solo puse la cámara para este resumen, pero el mérito es todo de Pedro y Javier.


Deja un comentario