Dicen que cuando estas a punto de morir se te pasan por la cabeza ciertos arrepentimientos de la vida que has tenido, una enfermera que trabaja en cuidados paliativos, escribió hace poco un artículo sobre los mas comunes, y la verdad es que es impactante, en primer lugar y copio y pego:

«Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí»: Se trata del lamento más habitual de todo, ya que al hacer balance de su vida muchas personas descubren que no han llegado a cumplir una mínima parte de sus sueños. En muchas ocasiones, esto se debe a que optaron por hacer lo que creían que debían hacer, en lugar de lo que realmente querían. (El resto de pensamientos aqui)

Sin duda a todos nos pasa en mayor o menor medida, me parece alucinante que justo en ese momento seamos conscientes de algo tan profundo e importante en nuestra existencia: perseguir nuestros sueños.  Islandia para mi era un sueño, en ocasiones tan lejano que cuando veia fotos de otros compañeros con esas auroras pensaba que nunca me pasaría a mi. Hasta que me pasó. Y me pasó 4 veces en 6 noches, pero la que mas disfruté fue esta. Tras una jornada agotadora, desde Madrid tenía claro que debíamos salir todas las noches, hiciera el tiempo que hiciera y aunque estuviéramos reventados, y así lo hicimos unos pocos pese a que no se preveía actividad.

Y nos presentamos en la playa de Vik, dentro del parque natural de Dyhoraley, y tras salir de la furgo ya se veía algo, pero el espectáculo vino poco después, de pronto el festival aureril dio comienzo, desde la dirección del faro hacia el Noroeste, una línea verde gigante sobrevolaba la cabeza, y allí estábamos 11 locos disparando como si tuviéramos una ametralladora, a diestro y siniestro, sin darnos cuenta que de vez en cuando venía una ola silenciosa que nos empapaba, pero daba un poco igual.

Pero ahí no acabó la cosa, a nuestra espalda se empezaron a formar otro tipo de auroras mas discontinuas y son las que os muestro en esta foto, yo no podía creérmelo, lo recuerdo como si fuera ayer y es de esos momentos únicos que no olvidaré jamás, de esos que también dicen se te pasan por la cabeza momentos antes de morir, momentos únicos.

aurora boreal sobre una playa en islandia