Diario de Islandia: Dia 1 la suerte


Diario de Islandia:

Tengo la enorme suerte de poder disfrutar de este pais cada año. Empezamos mal el diario, utilizando la palabra suerte, porque no es caido del suelo como algun compañero alguna vez me ha comentado: que suerte tienes de que te patrocine no se quien, y que suerte que hagais cursos en Islandia, y que suerte que visteis auroras…

Como todos los años empezamos de peregrinación desde diferentes puntos de España para converger en Alicante, curiosa nuestra estampa, os cuento: llegamos a esta ciudad bronceada por el sol todo el año, desde varios puntos de la peninsula pero con algo en común, todos embutidos con nuestros pantalones y botas de trekking, nuestra sudadera y por supuesto el correspondiente plumas o abrigo en la mano, mientras el chofer (del parking low cost, no seais mal pensados) flipa pensando que coño hacemos vestidos como si estuvieramos en los Alpes con Heidi cuando hace 25 grados. Que hacemos? Pues que se lo pregunten a los de Wow Air y a sus restricciones de peso que nos obligan a llevar objetivos en los bolsillos para no pasarnos de peso y por supuesto la equipación para escalar el Everest en pleno Alicante. Asi somos los de pueblo cuando salimos de nuestro pueblo.

14522960_1078031462314426_2463266068740695049_n

Venga va, seguimos. Reconocimiento, saludos, regalos de los patrocinadores, hacemos un rato el gamba y a pasar el control de policia, aquí comienza el espectaculo. Toda esa ropa de sherpa fuera, es lo que tiene parecer un bulto sospechoso, nos hacen quitar hasta un cinturón de plastico. En mi caso aun peor, control rutinario al azar me dice una simpática compañera de seguridad, y con una tirita empieza a mojarme en la cintura, dedos, portátil y hasta cámara de fotos, es esto la prueba del algodón, perdone? No, ejejeje, es solo para detectar explosivos y drogas… es por mi barba de dos dias?, tranquilo no se preocupe….y el relojito de arena tipico de los ratones en windows da vueltas, y mas vueltas y mas vueltas….y sale el resultado en la pantalla, ya está, está todo bien¡¡, nosajodiomayo, os imaginais que sale positivo? la lio parda.

Burger king para quitarme el susto y hora de retraso para embarcar, vamos que nos vamos¡¡¡¡ Pero no iba a ser un viaje apacible, el avion se movia como si fuera una virgen en una procesion (que conste que la comparación es de mi amigo Pedrito, no tengo nada que ver..) o como diria otro como la compresa de coja, esto se pone feo, pero esta gente que lleva los aviones, de verdad que alucino, un aterrizaje limpio, brutal¡¡¡ 😉

3:30 am llegamos al hotel, hay una pequeña posibilidad de ver auroras, en una ventana de no mas de una hora en una determinada localizacion, y como no vamos a salir aunque apenas durmamos esa noche? Allá vamos, tras una hora pasando algo de frio, la gente se desanima parece que no vamos a ver nada, sigue nublado y no parece cambiar, pero alguno confiamos en la agencia meteorológica islandesa, en las estadisticas, en la ciencia y tambien porque no decirlo, en la cabezoneria y el no “rendirse nunca”, es esto suerte? Pues no, nos quedamos mas aunque sean las 5 y pico. Salgo un momento a ver si ve algo, cámara en mano, y no hizo falta, alli estaban bailando, pero no pasodoble, eso era un rock n roll, a toda caña se vei temblar el cielo y dar pequeños latigazos no verdes aun.

14590356_1078488245602081_7823693379048255852_n

Captura del pantalla del visor de la toma de Antonio Moreno

Todo el mundo empieza a preguntarse que pasa, que veis…salid y ved, es eso? Siiii, vamos…Las emociones empiezan a mezclarse, nervios, nostalgia, algun que otro abrazo y ganas de tenerlas en nuestro visor. Fueron solo 40-45 minutos pero muy intensos frente a un faro, el mismo faro en el que el año pasado os contaba la nostalgia y la pena que vivi acordándome de mi hijo, que tras 12 dias de estar en Islandia y no poder ver ni una sola aurora, lloraba desconsoladamente tras toda la ilusion con la que iba. Aquella foto del faro se la dedique a el un año después, y le prometí que pronto regresariamos todos juntos a verlas.

Aurora boreal sobre un faro en islandia

Foto de Paco Farero

Dejemos momento Kleenex a un lado y sigamos, volvemos al hotel y apenas dos horas y media de sueño, hay que levantarse que tenemos un duro dia de ruta, nada menos que ir al circulo dorado y bajar hasta Vik.

Geysir, Gullfoss, slejanladnfoss o como se diga, y cenita caliente y jacuzzi. Anécdota del dia: desde hace años llevo encima en mis viajes y salidas nocturnas una braga, de cuello, que mis padres me regalaron cuando viajaron a la Patagonia, siempre la llevo conmigo, es una prenda especial para mi, el caso es que tras recoger las camionetas en el aeropuerto y llegar al hotel, me había desaparecido. Estaba jodido, con todo el cariño que la tenia, la di por perdida. El caso es que por la tarde, iba de camino a Gulfoss con uno de los alumnos, Antonio, charlando, cuando me fijo que lleva su Canon Mark III, abrigada con un trapillo negro, coño¡¡ digo Antonio y resulta que era mi braga: oye que eso es mio, tuyo? Si mio lo perdi ayer….arghhhhhh es que lo vi en el suelo del parking del aeropuerto y se lo llevaba el viento y me la quedé….asi que le pille y le di un abrazo como el marinero que hace meses no ve a su mujer. Total que como dije un dia, se pierde toda compostura y dignidad en estos viaje y le acabé invitando a una tarta de las que por aquí hacen, que te sirve para alimentarte un par de dias o cinco.

Y aquí estoy las 12 de la noche, escribiendo este diario tras una hora de remojo como los monos japoneses que solo sacan los ojillos por el frio que hace fuera, en un clásico nightcolours como es el jacuzzi de Vik, en el que el año pasado nos lo pasamos teta con un grupo de estudiantes inglesas, nunca mejor dicho, y este año nos lo hemos pasado de culo, porque solo hemos ido tios y el principal tema de conversacion ha sido un susodicho de la expedición…ains como hemos cambiado.

Mañana Landmannalaugar, lo vamos a disfrutar una barbaridad, creo que aun no son conscientes de lo que les espera, todo un cuadro impresionista en forma de montañas, y por la noche mas auroras, eso seguro, porque la suerte no existe y si existe, prefiero pensar que las cosas que uno consigue no le llegan ni son fruto de la casualidad ni el azar, son del camino que uno elige en cada momento.

mellado

Hasta mañana a tod@s y sed felices.


Comentarios (2)